Valores importantes: rigor, calidad, puntualidad

Rigor, calidad y respeto de los plazos.

El Larousse define el rigor como «el carácter de alguien, de algo que se distingue por la precisión, la lógica y la exactitud perfectas». Esta característica corresponde a la palabra clave de mi trabajo. A través de mi investigación en profundidad, mi curiosidad innata y mi gusto por la precisión, siempre entrego traducciones que han sido objeto de un estudio detallado para un resultado óptimo.

La calidad de una traducción se mide cuando el resultado es tal que el lector no se da cuenta de que se trata de una traducción, ya que el vocabulario es adecuado y se respeta tanto la sintaxis como el estilo. Para alcanzar este nivel de exigencia, mi trabajo se divide en cuatro fases:
– investigación terminológica sobre el tema a traducir
– traducción del documento
– revisión comparando paso a paso el documento de origen (texto a traducir) y el documento de destino (texto traducido)
– revisión de la traducción, centrándome únicamente en el texto de destino (la traducción) para garantizar que el texto se traduzca de forma natural en su idioma de destino

La puntualidad es un valor esencial tanto para el cliente como para mí. Puntual por naturaleza, presto especial atención a la entrega a tiempo de un pedido. Además, en el caso de una traducción urgente, sólo me comprometería a hacerlo si estoy segura de que puedo entregársela respetando los plazos, dado su volumen y dificultad.